lunes, 11 de marzo de 2013

LAGUNA DE MEDINA

                         



 Salimos desde Puerto Real y nos dirigimos hacia la Laguna de Medina (en las cercanías de Jerez). Se llama así porque está en el antiguo camino a Medina Sidonia
  Desde el cruce de El Pedroso tomamos dirección a Jerez por la autovía de Los Barrios. Nos desviamos por la carretera de servicio y  paramos en El Mojo con intención de tomar café (nuestro gozo en un pozo). Un gran rebaño de cabras nos hizo parar. Transitaban tranquilamente ( a paso de cabra).
                             En poco tiempo llegamos a la zona de aparcamiento de la laguna.
 Cogimos el sendero de la izquiedra. Pasa cerca de la casa del guarda. Nos conduce a un doble mirador.

 La lluvia había convertido el sendero en un arroyo. Auxi, muy valiente ella, no dudó en caminar sobre las aguas.

                                             Entre jaramagos
                                    El cielo se cubría, por momentos, de grandes masas algodonosas
 La laguna presenta un aspecto fantástico, con las abundantes lluvias que nos han visitado últimamente.
                                                          Vistas desde el Mirador de las Malvasías



 Nonea vesicaria (Boraginacea)


                                                                       Hongos sobre viejos troncos
                                                                       El segundo mirador
 Estuvimos observando como este  Zampullín cuellinegro se zambullía en busca de su comida. Son buenos buceadores.




 Esta es la caseta de observación. Se encuentra en el paseo que rodea la laguna. El camino está sobre la cañada de Lomopardo. Desde aquí se llega hasta El Mojo, a unos 6 km.








 Amenazantes nubes pasaban sobre nuestras cabezas. Volvimos rápido al aparcamiento. Cayó un buen chaparrón que duró poco.
Borraja ( en otros lugares de España son muy demandadas para cocinar)



                                                        Un poco de historia de la laguna

 Ranúnculos
 Ahora nos dirigimos hacia la caseta de observación de aves. Una cómoda pasarela de madera sortea la zona que, en ocasiones, se inunda.
 Al pasar por aquí, escuchamos  el chapoteo de la aves acuáticas escondidas entre la maleza y el canto de otras de menor tamaño.


                        Fedia cornupiae

 Salvia




 Descansamos un rato dentro de la caseta observatorio. Allí apareció también una pareja de "enteraíllos". El marido se preguntaba que para qué servía esta laguna y por qué no se ponían barcas y bares. Desde luego que hay gente "pa tó". No era capaz de entender que era un lugar protegido. En fin, le hacía falta una mano de pintura y dos "deos" de frente.


                                                      Allí, al fondo, marchan los enteraíllos

                                  Cynoglossum clandestinum  (Boraginacea)






                                             Empezaban  a llegar aves a sus posaderos nocturnos

 Scrophularia sambucifolia


Las ganas de café nos llevaron hasta el cercano El Portal. La Venta El Pollo fue nuestra meta. Allí ya sabéis que son típicos los cafés dobles y enormes rebanadas de pan con manteca "colorá" (Luego nos quejamos que las tallas de los pantalones aumentan). En fin,...
.
¡HASTA LA PRÓXIMA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada